26 de diciembre de 2013

PAZ INTERMINABLE - Joe Haldeman

FICHA

Autor: Joe Haldeman
Título: Paz interminable
Título original: Forever peace (1997) 
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova # 107
Año de publicación: 1998
Traducción: Rafael Marín
Portada: Maya & Cardil
Páginas: 361
Premios: Hugo 1998, Nebula 1999, Ignotus 1999
ISBN: 978-84-406-8168-3

VALORACIÓN:
7/10  Presunta continuación de 'La guerra interminable'. Algunos aspectos interesantes.

CONTRAPORTADA

     'Paz interminable' transcurre en la Tierra en un futuro cercano cuando el viaje espacial no es todavía algo cotidiano y el Primer Mundo ha alcanzado un bienestar físico casi increíble gracias a la nanotecnología, concretamente gracias a algo llamado “nanofragua”, que es, en esencia, la “máquina para todo”: una máquina que hace todo lo que uno desea siempre que tenga a su disposición las materias primas.
     El Primer Mundo no permite que esas nanofraguas salgan de sus fronteras y el Tercer Mundo sólo accede a ellas a cambio de seguir una política obediente y amistosa. Y por eso hay un buen puñado de guerras: más de cien países se hallan envueltos en insurrecciones activas a causa del enorme desequilibrio económico del mundo.

     Julian, el protagonista, es un tipo muy parecido al William Mandela de 'La guerra interminable': un joven científico que ha sido apartado de su mundo e introducido en una máquina bélica. Se trata de un robot guerrero manejado por control remoto o, más bien, de una especie de manifestación virtual del operador. Es el robot y no Julian quien lucha en el campo de batalla. Se supone que es más barato reemplazar una máquina que a un ser humano con un entrenamiento excepcional.

     Sin ser la continuación directa de 'La guerra interminable' (premio Hugo, Nebula y Locus), esta novela es una versión actualizada de la misma, planteada ahora como una interesante y nueva exploración del tema de la guerra a la luz de lo que puedan aportar las nuevas tecnologías y, en concreto, la nanotecnología.

     “Uno de los mejores escritores proféticos de nuestro tiempo.” - David Brin 


MÁS INFORMACIÓN EN:


No hay comentarios:

Publicar un comentario