10 de enero de 2014

RESEÑA: REYES DE AIRE Y AGUA - Jesús Fernández Lozano

FICHA

Título: Reyes de aire y agua
Título original: -----
Editorial: Cáspide
Colección: -----
Año de publicación: 2013
Traducción: -----
Portada: Olga Esther
Páginas: 241
Premios: -----
ISBN: 978-84-940606-3-2

VALORACIÓN9/10 



OPINIÓN:

     Hay libros de muchas clases. Los hay que te entretienen, te hacen descubrir cosas nuevas, te trasladan a mundos desconocidos y galaxias lejanas, te descubren los secretos escondidos en un antiguos manuscritos o, también, te aburren, son monótonos y previsibles, se leen sin que despierten ningún interés ni emoción... Y a veces, muy de vez en cuando, encontramos un libro que nos deslumbra como un fogonazo en la noche, nos deja con una sonrisa tonta de felicidad en la cara, nos hace aislarnos de todo lo que nos rodea, nos hace disfrutar con cada una de sus palabras y cuando los cerramos al acabar de leer la última página los acariciamos e incluso los abrazamos sabiendo que acabamos de descubrir un tesoro al que podemos acudir cuando lo necesitemos. Jesús Fernández Lozano ha conseguido escribir uno de ellos: 'Reyes de aire y agua'.

     Tengo que reconocer que mi predisposición al comenzar la lectura no era de las mejores. Habitualmente leo poca fantasía saturado de magos todopoderosos, héroes valientes hasta la temeridad y lugares comunes repetidos miles de veces. Pero nada más leer las primeras páginas de 'Wendy de los gatos' fui cambiando de parecer. Porque cuando lees el principio de esta historia quedas atrapado irremediablemente, no me resisto a transcribirlo:
     "Una joven llamada Maya soñó un gato o el sueño del gato era una joven llamada Maya, Ambos soñaron y el sueño fluyó goteante hacia los ríos por donde navegan las historias. Allí lo vio un hombre y enseguida encargó a un pescador que lo atrapara porque le pareció que brillaba y tenía escamas iridiscentes. Pero la red se rompió pues el sueño nadaba vigorosamente, y hombre y pescador pensaron que no podrían atraparlo. Pero el pescador, que conocía los ardides de los sueños y que había soñado mucho él mismo, llamó a una tortuga que acudió presurosa a la orilla. Hablándole cortésmente, le pidió montar en su lomo, y la tortuga le permitió subir porque aquel sueño no le era desconocido, Así que de esta manera se lanzaron en pos del sueño, como han hecho todos los hombres antes que ellos y como harán todos los hombres después."
     
     ¿Qué hace que este libro te atrape y no te suelte hasta que termines de leerlo? Sinceramente, no encuentro la manera exacta de explicarlo. Y esa puede que sea una de sus muchas virtudes.

     Las tramas de los cuentos que lo componen son historias que ya hemos escuchado más de una vez: un maleficio cae sobre un pueblo y los niños dejan de crecer a los cuatro años (Wendy de los gatos), un rey busca la esposa adecuada para su reino (El rey que no podía dormir), un joven hace todo lo necesario para lograr rescatar a su hija (Rafensthalf), un anciano maestro cuenta una historia aleccionadora (Cómo el rey de los grillos consiguió su violín) o una princesa que sufre un encantamiento (Maeve). Pero el autor consigue contarlas desde otros enfoques y, sobre todo, de una manera diferente.

     Porque la forma de escribir de Jesús Fernandez es, como poco, hermosa: con un estilo a la hora de construir el texto que bebe de la mejor tradición de los cuentos orales tradicionales; con frases e historias que van enroscándose sobre sí mismas y que contienen otras frases y otras historias hasta encontrar su camino hacia un buen final; con un vocabulario bello, poético, original, rico, adecuado a lo que el autor quiere contar aunque a veces tiende ligeramente al barroquismo; con imágenes evocadoras que apetece releer... En definitiva, un regalo para el lector.

     Los personajes, como personajes de cuentos, no necesitan ser exhaustivamente trazados, bastan unas pinceladas para conseguir hacernos una idea clara de los mismos. Algunos son difícilmente olvidables; Wendy, que se queda atrapada entre la vida y la muerte; Mikal Oglu, el ratón que recoge los dientes de los niños; Pertinax, el mago; la tortuga Xebeche; Tevar, el rey de los gatos; Cri, rey de los grillos..., los demás cumplen a la perfección el papel que tiene asignado para que las historias lleguen a buen término.

     Y aunque los relatos aquí contados son independientes entre sí comparten una misma ambientación e incluso algunos de los personajes aparecen en más de una historia. Así se alcanza una unidad temática y de estilo que consiguen hacernos olvidar que estamos ante una antología de cuentos.

     Podría seguir intentando explicar los porqués de mi admiración por este libro pero creo que ya he escrito demasiado y nunca llegaría a conseguirlo completamente. Porque, como los buenos libros, éste tiene algo de mágico, inexplicable, fuera de nuestra comprensión. Únicamente aconsejar que, lo más pronto posible, te hagas con un ejemplar de 'Reyes de aire y agua', lo leas sin prejuicios y lo disfrutes tanto como yo he disfrutado al leerlo. 

     Por último, pero no menos importante, alabar la labor de la editorial. El libro está muy bien presentado empezando por la extraordinaria portada de Olga Esther, la edición supera ampliamente a muchas editoriales mucho más grandes, no hay erratas importantes y tanto la calidad del papel como los márgenes y el tamaño de la letra facilitan la lectura. Enhorabuena y larga singladura a Cápside y a su editor.

CONTRAPORTADA:

     Todas las historias tienen algo de verdad y de mentira, pues son tan ciertas o falsas como el hombre que las cuenta. Prestadme oídos en esta ocasión, pues mi abuelo me contó esta historia, y de todas las cosas buenas o malas que hizo en esta vida, jamás mentira alguna salió de sus labios en las muchas ocasiones en las que habló conmigo. Así como el me las contó, yo os la cuento, honradas gentes, para que andéis precavidas en el comercio con las hadas y aprendáis que sólo dificultades pueden esperar los que se cruzan con tan extraño pueblo.

Portada completa de Olga Esther tomada de su blog.

MÁS INFORMACIÓN EN:


No hay comentarios:

Publicar un comentario